13/1/17

Variaciones: ideas macabras

¡Buenas salenas, mis estimados!  Desde el futuro paso a dejarles una nueva Variación. Están leyendo una entrada programada, ya que me fui de vacas por primera vez en quince años :DDD  En este caso, se trata de una sugerencia del mismísimo Queneau, que creo que pude cumplir de manera satisfactoria gracias a que mi musa quedó en una especie de inercia truculenta por culpa de "El ataque de las sandías asesinas", que escribí para un concurso en Wattpad ;)

¿De qué se trata?
Punto de partida



Estaba en el subte C, en el andén que va a Constitución, en plena hora pico (no, no es la de los circunstanciales :P). Me aburría mucho, pero no me quedaba otra que esperar, ya que no tenía nada con que mantener la cabeza ocupada.


La estación se había llenado de gente. Me alejé de la escalera y, mientras caminaba por el andén, oí el fragor de un tren que se acercaba. Me detuve. A pocos metros, un hombre se abrió paso y saltó a las vías justo en el momento en que el subte llegaba. No hubo sangre; tan solo el crujido de los huesos bajo el chirrido de los frenos.

La multitud no pareció afectada. Como los vagones venían vacíos, todos se amontonaron delante de las puertas de modo tal, que, cuando estas se abrieron, quedaron atascados por querer entrar al mismo tiempo.

Sonó la alarma. Las puertas se deslizaron, pero, al no poder cerrarse, presionaron tanto sobre la gente, que les partieron los huesos a algunos, asfixiaron a otros y unos pocos afortunados fueron despedidos al interior y exterior del tren, con magullones y heridas diversas.

Un sonido familiar me hizo volver a la realidad: el tren había llegado y todo estaba bien a mi alrededor. Me pasé la mano por la frente para despejarme. Tengo que acordarme de traer algo para entretenerme, pensé. Cuando no ocupo la mente en algo, mis ideas se vuelven un poco macabras.











Imagen extraída de https://espasmosensorial.wordpress.com/2012/10/01/subte-el-arte-de-viajar-como-el-ortosub/

10 comentarios:

  1. Que estés disfrutando de las vacaciones.

    Sospecho que en circunstancias surgió la idea de Destino final, una saga que comenzó bien pero luego fue haciendose repetitiva.
    Así podes seguir entreteniendote con lo macabro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si Destino Final nació como descargo de alguien que la pasó mal en los aviones, me muero XDDD Yo tengo un par de cuentos que salieron de situaciones molestas :P

      Pero la variación esta era sugerencia de Monsieur Queneau; la elegí porque ya venía en modo macabro y me salió asombrosamente fácil :P

      Eliminar
  2. Bueno, tenemos en común que nuestras últimas entradas tienen que ver con el transporte público
    Felices vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja, no sabía! Igual, pasan cosas tan locas, a veces, cuando uno viaja, que es imposible no encontrar inspiración :P

      Eliminar
  3. Que trágica! Jaja.... Igual Constitución da para eso y mucho más.. Saludos 🙋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Constitución da para todo \m/

      ¡Saludos para vos también!

      Eliminar
  4. Felicidades por tus vacaciones. Muy bueno el relato, se volvió más dramático, jaja.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, sin drama no hay diversión :v

      Eliminar
  5. je,je Justo, justo, lo que estaba pensando esta mañana de lunes cuando viajaba cual lata de sardina a las siete y media. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final se viaja como la peste en todos lados, che. Pero nada iguala a Japón: basta pensar en esos tipos que te empujan para que entres en el tren y encima te piden disculpas, para sentir que viajamos como los dioses :PPP

      Eliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...