31/10/15

Zaparrastra

Buenas salenas, mis estimad@s!! Mientras organizo mi vida, me entretengo con los desafíos de El círculo de Escritores, que en esta ocasión organiza un concurso de micros de terror para conmemorar la fecha. Comparto con uds. el primero de los micros, vamos a ver si llego con el segundo antes de la hora del cierre. Espero que lo disfruten!

             No te queda otra que salir a comprar café. Ese borrador no se va a reescribir solo, pensás.

            Caminás arrastrando los pies mientras seguís dándole vueltas al tercer capítulo. Ves pasar a una mujer por la vereda de enfrente; se mueve como borracha. Te reís para adentro; está más destruida que vos.

            El supermercado chino está vacío. Tomás un tarro de café al azar y salís dejando unos billetes sobre la caja. 

            Al volver, ves que viene gente en sentido contrario. Parecen desorientados. Dejás de pensar en tu novela y prestás atención. Tienen aspecto de… de… zombis. Te parás en seco. Se acercan. No sabés qué hacer. Querés correr, pero el cuerpo no te responde. Los tenés encima. Cerrás los ojos lamentando no haber visto Zombieland siquiera.
 
            Pasan los segundos. Abrís los ojos: te pasan por al lado y siguen de largo. El cuerpo se te afloja. ¿Cómo puede ser?

            Corrés a casa. Vas al baño y te lavás la cara para despabilarte. Todavía te estás preguntado cómo te salvaste, cuando te mirás al espejo: tenés ojeras, estás pálido, demacrado, despeinado y hace una semana que usás la misma remera vieja, pantalón, medias y ojotas…

            Ah.


 
Imaginate cruzar la 9 de Julio y toparte con esto. Yo me muero :P






15 comentarios:

  1. Excelente relato, felicitaciones. Que bien leer nuevos bloggeros por acá y más si son de LA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  2. jejeje. Ay, Denise, en ese caso casi es preferible pertenecer al clan, jeje

    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es verdad, y es la única forma en que podría sobrevivir a un apocalipsis zombi :P

      Eliminar
  3. Jopé, Denise, me pasa eso a mí y no sé si me alegraría o me deprimiría.
    ¡Muy bueno!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno! Me ha encantado jejejej. Y lo mejor es que siendo zombie aun puedes tomar café!! :P Un abrazo!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se llama tener prioridades :P Jajaja!

      Eliminar
  5. Muy buen relato Denise, he disfrutado con su lectura. Un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  6. Parece que la protagonista no era consciente de aquello en lo que se había convertido... ¡¡tremendo micro, Denise!! Una situación más que angustiosa muy bien descrita con muy pocas palabras. Me ha gustado mucho :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te gustó, porque el primer borrador era un poco más largo y me vi obligada a cortar à la Jason XD

      Eliminar
  7. Excelente Denise, me ha gustado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, gracias por comentar!

      Eliminar
  8. Suerte que confundieron al protagonista con uno de ellos. Le fue de ayuda salir desaliñado de casa un día de apocalípsis zombie como aquel. Si hubiera visto Zombieland, recordaría la primera norma: "Cardio", y hubiera salido corriendo...
    Estupendo micro, genial combinación de terror y humor.
    ¡Saludos, Compañera! ;)

    ResponderEliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...