13/7/15

El mar de nubes

Buen comienzo de semana, cronopios! A continuación dejo mi participación en la iniciativa Una imagen, mil palabras, del blog Reivindicando Blogger. Había que seleccionar una imagen entre las propuestas y escribir en base a su asociación con una canción. Sin más preámbulos, lo comparto con uds.




La luz de la mañana le da de lleno en el rostro.
El Viajero
(así lo llaman)
murmura un nombre,
abre los ojos,
parpadea encandilado,
se pasa la mano por la frente,
siente cómo se desvanecen los últimos jirones de un sueño
que no puede
(que no quiere)
recordar.

Un café,
y sale de la posada
sin oír el saludo solícito de la dueña.
Se encamina hacia el pueblo, pequeño y pintoresco,
                                               muy cerca de allí,
                                               en el valle.
Piensa que quizás haya llegado al final de su viaje,
                              pueda quedarse a vivir allí,
                              ser pastor o guía turístico.

Un grupo de ovejas perezosas pasa a su lado;
las sigue una muchacha que canturrea por lo bajo.

Al verla siente que ha muerto la esperanza,
                         que la distancia no es nada,
el cabello de la pastora es igual al de             aquélla

cuyo nombre susurró antes de despertar.

El Viajero se detiene,
mira a su alrededor,
busca una salida,
encuentra un sendero oculto a un lado,
                                   entre dos rocas altísimas,
                                   muy estrecho,
                                   casi una grieta,
y se interna en él.

La luz apenas logra colarse en lo alto,
                                            a través de la vegetación.

La sombra y el silencio son tales
que habrían amedrentado a cualquiera,
pero el Viajero ama los lugares extraños y oscuros.

A mediodía alcanza el final del sendero
que ha ido en ascenso entre las rocas.
Está fatigado,
tiene las manos laceradas,
sale de la oscuridad,
el sol lo enceguece y lo envuelve con su calor.

El caminante sobre el mar de nubes (Friedrich)
Cuando sus ojos se acostumbran a la luz,
El panorama lo deja sin aliento:
Está de pie,
                   en el borde de un risco,
                   adelante se extiende un mar de nubes,
                   de donde sobresalen los picos de las montañas.
Y el dolor lo golpea de nuevo,
                                  más fuerte;
no hay forma de desviar la mirada
                                       ni el pensamiento
de ese mar,
que es idéntico
a aquel otro,
       el que le arrebató a          aquélla
que ha nombrado en sueños,
que no desea recordar.

A su pesar, vuelve a imaginarla como la vio
una vez
(la última vez):
un ángel
de vestido blanco,
de cabello negro,
que danzaba en el agua.

Al otro extremo del mundo tuve que viajar
para huir de ella,
piensa,
pero no importa lo lejos que vaya.

Suelta el bastón,
se lleva las manos a la cabeza
                                               para alejar esa imagen
intolerable.

Sin darse cuenta, da un paso,
y en su desesperación
cae al vacío,
el mismo
(para él)
al que se arrojó           aquélla

tiempo atrás.



7 comentarios:

  1. Sí, incluí partes de la letra de la canción en el texto ;)
    Sí, coloqué la imagen a esa altura del texto a propósito :3
    Sí, es la primera vez que escribo en verso libre :/
    Y sí, el peinado de Robert Smith es una cosa totalmente desconcertante (entonces y ahora).

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, la verdad. A mi se me dan fatal los poemas y me ha encantado leer este, que combina genial con la imagen y me encanta el detalle de poner parte de la letra en la canción. Ha sido una combinación curiosa.
    ¡Y ese final! Dios, ese final ha sido fabuloso. Me dejas impactada y sin palabras. Un genial poema.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me alegro de que te haya gustado!

      A mí también se me dan fatal los poemas (al menos, así lo siento), pero ciertas frases y estructuras de la versión en prosa no me convencían del todo, y se me ocurrió pasarlo a verso para ver cómo quedaba. Me gusta más, pero lo siento medio raro, tal vez sea porque no estoy acostumbrada.

      No vamos a privarnos de experimentar ;)

      Muchas gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. ¡Ahhh... me encantó! Aplausos, aplausos, yo quiero escribir así ♥ Y nunca me había detenido a pensar lo que decía ese tema de The Cure. Me gustan las historias de amores trágicos, y me gusta cuando están bien contadas. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegro de que te haya gustado XD Las historias de amor ya no son lo mío. Aparte, traté de hacerla lo menos empalagosa posible :P La letra de la canción me condicionó; me gusta tanto que me terminé aprendiendo la letra para cantarla jajajaja

      Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Ah, y aprovecho para avisarte que abrí una sección de afiliados en mi Baúl de las historias. Me llevo tu imagen de cabecera como banner, porque tengo que tenerte asociada ahí, me encanta este blog. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegro! Yo no tengo sección de afiliados porque no termino de entender bien el sentido; si un blog me gusta, directamente lo sigo ;)

      Eliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...