20/5/15

Variaciones: fantasmagórico

Buena mitad de semana! Estoy medio en el horno con unos cuentos que quiero presentar a concursar, más los capítulos que me faltan de Wow!, pero no quería dejar pasar lo poco que queda de este miércoles sin compartir con ustedes una nueva versión de mi anécdota subterránea. No se parece en nada a lo que hace Queneau con la suya propia, pero bueno, la idea de todo esto es la experimentación.


Estaba en el subte C, del lado que va a Constitución. Eran casi las diez de la noche. El andén estaba vacío; los negocios, cerrados. Para peor, alguien parecía haberse olvidado de apagar los televisores. Las pantallas mostraban estática, pero sin sonido. 


Caminaba de un lado a otro mientras esperaba que llegara el último tren de la noche. El eco de mis pasos resonaba por todo el lugar, y no pude evitar pensar en esa canción de The Cure, “Subway song”: Midnight in the subway / she’s on her way home… El recuerdo, definitivamente, no ayudaba en nada a calmar mi aprensión. 



El reconfortante sonido de un tren que se acercaba interrumpió mis cavilaciones. Llegué a distinguir las luces delanteras de la locomotora, que avanzaban por la curva del túnel hasta detenerse en el extremo opuesto del andén. Sentí que el aire se movía alrededor de mí, y oí claramente el largo chirrido del frenado y el brusco deslizarse de las puertas corredizas al abrirse. Pero en las vías, fuera de las luces, no vi nada.
 
Antes de que acertara a preguntarme qué estaba pasando, me llegó un murmullo lejano que se aproximaba. El ruido creció rápidamente; de algún modo supe que provenían de la combinación. De las escaleras surgió una especie de niebla blanquecina muy tenue: el murmullo era ahora perfectamente nítido. Fluyó por el andén hacia el borde amarillo a toda velocidad, y por un instante se detuvo allí; creí ver algunas cabezas con sombrero. Pero la visión duró poco: sonó la bocina que anunciaba la partida, seguida del cierre de las puertas, y desapareció la fantasmagórica multitud, tras las luces, en el túnel camino a Constitución.




4 comentarios:

  1. Me gustó :3 El final le dio un toque escalofirante. Felicidades por llevar el ejercicio tan bien, yo soy tan poco disciplinada que a duras penas llego con mis capítulos para la historia semanal xD
    Nos leemos pronto de nuevo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy tan disciplinada, como dije, estoy en el horno ;_; Pero me estoy ejercitando a ver si puedo imponerme una rutina.

      Me alegro de que te haya resultado escalofriante, era la idea ;) Aunque fue mi intención, no estoy muy segura de haberlo logrado. O a lo mejor te referías a la canción; ese final sí que te pone la piel de gallina :3

      Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. ¡Me gustó! Y me quedé pensando en lo de "estar al horno por estar presentando cuentos a concursos". Yo estoy más o menos en lo mismo. ¡A ver qué pasa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, espero que nos vaya bien a amb@s con los concursos XD

      Me alegro de que te haya gustado!

      Eliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...