24/1/15

Caco

Buenas salenas! Aquí voy con el segundo de los tres relatos que me faltan para estar al día con el reto Una palabra una historia. En este caso, la palabra es robar.




           Escondido en su guarida, donde tiene encerrado el escaso ganado que ha logrado robar, el monstruoso ladrón se regodea en su astucia. La cueva está muy bien fortificada, puesto que la rodeó con las rocas más grandes y pesadas que había encontrado. El dueño legítimo podrá haber descubierto el hurto, piensa, puede ser muy fuerte y tantear la montaña tanto como quiera, pero nunca será capaz de penetrar sus defensas. 


            De pronto, un gran estruendo conmueve la tierra y, sin saber cómo, la luz del sol enceguece al bandido: el peñasco bajo el cual se hallaba la gruta ha sido arrancado de cuajo. Un rostro iracundo se asoma y lo observa. Comienza a llover flechas. Tarde se da cuenta el aterrorizado Caco de que no debió subestimar a Hércules.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...