17/1/15

Alegoría de la Fama II



Ovidio, Metamorfosis, XII, 39 – 63

            Hay un lugar en medio del orbe, entre las tierras y el mar
y las regiones celestes, límites del triple mundo;                                               40
de donde, lo que existe en alguna parte, aunque esté alejado de esas regiones,
es examinado, y toda palabra penetra en los oídos cóncavos.


La Fama lo gobierna, y eligió para sí esa casa en la altura,
y agregó mil aberturas a los techos e innumerables
entradas, y no cerró los umbrales con ninguna puerta.                                       45
Noche y día está abierta: es toda de bronce resonante,
resuena toda y hace volver las palabras y repite lo que oye;
y no hay ninguna calma adentro, ni silencio en ninguna parte,
y, sin embargo, no hay griterío, sino un murmullo de voz débil,
cuales suele haber desde las olas del mar, si alguien                                          50
las oye a lo lejos, o cual el sonido <que> reproducen los truenos
lejanos cuando Júpiter hizo sonar las nubes oscuras. 

 
Una multitud ocupa las salas: vienen y van, muchedumbre ligera,
y las falsedades andan errantes por todas partes, mezcladas con cosas verdaderas,
miles de rumores, y hacen rodar palabras mezcladas;                                         55
a partir de ellas, éstos llenan los oídos vacíos con habladurías,
éstos traen las cosas narradas a otro, y la medida de la mentira
crece, y un nuevo autor agrega algo a las cosas oídas.

Allí está la Credulidad, allí, el irreflexivo Error,
y la vana Alegría, y los espantosos Temores,                                                     60
y la Discordia imprevista y los Susurros de autor dudoso.
Ella en persona ve qué de cosas acontece en el cielo, en el mar
y la tierra, y averigua todo en el orbe.


Imagen extraída de http://personal.us.es/alporu/varios/fama_simbologia.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...