27/12/14

Los siete viajes del libro prestado

Buenas! He estado poniéndome al día con el reto Una palabra una historia del blog To be or not to be, así que, sin más preámbulos dejo el primero de los tres relatos:



-Eso no es nada –dijo entonces la que debía ser su amiga-. A mi vecina la gritona, la que vos conocés, le presté para la hija una Ilíada viejita, que tenía del secundario. No me lo devolvió nunca. Según lo que pude averiguar, se lo prestó a su hermana; ésta, a su novia; y ésta, a su primo. Ahí le perdí totalmente el rastro. ¿Podés creer que un año después me la trae el portero del edificio de al lado de mi casa? Andá a saber de dónde me conocía… El caso es que me la devolvió. No sabés en qué estado. Destruida estaba; toda escrita con birome, con manchas de café y quién sabe qué otras cosas, marcada con resaltador de tres colores diferentes… Una porquería.
Y es por eso que no presto más un solo libro.


1 comentario:

  1. Antes de prestar un libro piensa en regalarlo, ambos quedaréis mejor.

    ResponderEliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...