18/10/14

El verdadero problema de Fausto era la crisis de los cuarenta

Hola, lectores abstract@s! Volví con todo, aquí va la primera parte de mi participación en el reto de las cinco líneas, edición de octubre (sí sí, hice dos).


Al mirar hacia atrás, con todo el éxito que había alcanzado en lo personal y lo profesional, el abogado empezó a sentirse un fracasado porque no había cumplido ninguno de sus sueños de chico: ser astronauta, bombero, piloto de avión… No pudo soportarlo; tomó una tiza y dibujó un pentagrama en el piso, dispuesto a vender su alma


6 comentarios:

  1. La palabra alma nos ha sugerido lo mismo a varios, curioso :D
    ¡Gracias por participar en el 5 líneas! :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Fausto es demasiado famoso y su historia da para mucho XD

    Gracias a vos por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Ay, pobre Fausto, el que tantas cosas quería ser y terminó siendo abogado. Me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la vida, jajaja

      Me alegro de que te haya gustado!

      Eliminar
  4. ¡Me encantó! Estoy de acuerdo con Adella... este es mucho más delicado y sutil (incluso más complejo) que el segundo que escribiste. Fuiste a lo primero que nos llevan esas 3 palabras, pero ejecutaste un microrelato excelente.

    ResponderEliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...