2/8/14

SonatiNES



Mi participación en la escena nº 17 de Literatuas: en un castillo 


La princesa está triste. ¿Qué tendrá la princesa?
Está sola, aburrida, la princesa está presa.
Un dragón la ha encerrado en un ruin calabozo
de un castillo de monstruos y mil trampas plagado.
Todo el reino le teme al reptil tan osado,
Y así, nadie se atreve a poner fin a su gozo.


            La princesa suspira porque su mensajero
traiga nuevas noticias sobre aquel caballero
que ha salido en su busca, que la va a rescatar.
Un sinfín de enemigos va venciendo a su paso,
Cada trampa que han puesto resultó en un fracaso;
Él avanza, invencible, por tierra, aire o mar.

 

           








            La princesa, en sus sueños, lo imagina volando
por las nubes, o bajo de los mares nadando.
 Le dicen que el guerrero no se asusta por nada,
ni barreras de fuego, ni los pozos de lava,
ni el abismo profundo o la fiera más brava.
Pronto llega al castillo donde ella es guardada.

           ¡Ay, quién viera el destrozo que provoca allí dentro!
El dragón, sobre un puente, ya espera el encuentro,
pues desea  matarlo y comerlo al espiedo.
Cuando llega el guerrero, lanza rayos de fuego
y con voz resonante: “Se ha acabado el juego.”
Pero aquél no le teme y lo enfrenta sin miedo.

            El héroe de azur y gules ya está por saltar,
y en el aire, una llama lo hubo de rozar,
él perdió el equilibrio, del puente fue a caer,
y perdió su última vida el buen extranjero.
Y así termina esta historia de Mario el Plomero,
se oscurece la pantalla, y dice “Game Over”.


Imagen extraída de http://www.zerochan.net/14899

2 comentarios:

  1. Muy gracioso y salado! Rubén Darío y Miyamoto se dan la mano. Muchos hemos crecido salvando a la Princesa Peach por mundos y hasta galaxias en la Wii. Aunque no todos disfrutan de la épica aventura de Mario, como por ejemplo Fernando Castro Flórez: "Todos los esforzados asaltos a castillos inexpugnables ni siquiera eran recompensados por un casto beso, sino que el «premio» era volver a comenzar en otro mundo. Ciertamente, la cultura de los videojuegos es una mezcla de lo que Freud llamara «compulsión de repetición» con la certeza postmetafísica o incluso atea de que no hay redención posible."


    ResponderEliminar
  2. Jajaja, bueno, me alegro de que te haya gustado! El análisis que propone ese señor es muy interesante, pero deja de lado el carácter adictivo que tienen a veces los "jueguitos", creo que tod@s los que hemos jugado nos alegramos de llegar al final (cuando lo logramos, je), pero sentimos una especie de vacío, como de "¿y ahora?"

    Muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar

No seas tímid@, comentate algo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...